FOCACCIA ITALIANA
17686
post-template-default,single,single-post,postid-17686,single-format-standard,bridge-core-2.5.1,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-23.7,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.4.1,vc_responsive

FOCACCIA ITALIANA

FOCACCIA ITALIANA

Ingredientes:
310ml de agua
300g de sémola rimacinata
180g de harina 0
Sal a gusto
10g de levadura fresca
1 cucharada de aceite de oliva
1 cucharada de miel
Pasos:
1. Disolver la levadura y la miel en un recipiente con el agua.
2. En un recipiente, verter la harina, la sémola, el aceite y la mezcla de levadura previamente
realizada.
3. Mezclar, y cuando los secos absorban los líquidos, agregar la sal. Amasar unos minutos,
hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Luego, dejar reposar en un lugar de

temperatura cálida (mejor si hay una fuente de calor cercana) y alejado de la corriente de
aire, durante unos 70-90 minutos.
4. Al terminar el tiempo de reposo, engrasar abundantemente con aceite de oliva una
bandeja de horno y transferir la masa. Darle vuelta por el otro lado para que se engrase de
ambos lados.
5. Extender con las manos, presionando con los dedos hacia arriba para estirar, y cubriendo
toda la sartén. Dejar reposar en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire durante
unos 45 minutos.
6. Transcurrido el tiempo, aceitar la superficie de la focaccia con una llovizna de aceite, luego
distribuirle un vaso de licor de agua y hacer “agujeritos” característicos con los dedos,
presionando y hundiendo la masa (pero sin romperla ni rasgarla).
7. Espolvorear con una pizca de sal, también se puede espolvorear con ajo deshidratado o
romero. Es importante que la superficie este muy húmeda, esto evitará que se seque y
que la focaccia permanezca suave.
8. un horno ventilado precalentado a 220°C (horno medio-bajo) durante unos 10 minutos o
hasta que se dore. Cuando termine, sacar del horno inmediatamente y transferir a una
rejilla, cepillando la superficie con aceite de oliva.
9. Servir caliente, templado o frio. ¡Bon Appettit!